La Tierra, la Vid, Las Uvas, La Historia, Sus gentes y ... Conjunto de realidades y ambiciones. Al final, este vino SEÑOR.

Dos grandes vinos de la región triunfan en el Mundial de Bruselas

Dos vinos de la bodega Dehesa del Carrizal, cuyas vides se cultivan en los parajes de Retuerta del Bullaque (Ciudad Real), han obtenido sendas medallas de plata en la vigésima edición del Concurso Mundial de Bruselas.

Así lo ha dado a conocer la propia bodega en un comunicado, en el que resalta la importancia de haber obtenido estos premios en un certamen en el que han competido este año 8.060 vinos procedentes de 41 países del mundo, que han sido probados por una selección de los mejores catadores internacionales.

El vino Dehesa del Carrizal Cabernet Sauvignon 2008, que está a punto de salir al mercado, y la añada 2009 del Syrah, que se está comercializando en este momento, han sido reconocidos en este certamen que se muestra en el sector como un espacio en el que se revelan las tendencias de consumo y de producción en el mundo vitivinícola internacional.

Pierre-Yves Dessèvre, el director de la bodega, se ha mostrado satisfecho con el reconocimiento, pero sobre todo, "con la posibilidad que abre a que más personas disfruten de nuestros vinos.

Al final, ha reconocido, nuestro objetivo es seguir cuidando nuestro sistema de producción hasta el más mínimo detalle, de modo que, "quien pruebe nuestros vinos se de cuenta de que tienen algo muy especial en su copa".

En total, han sido un total 310 catadores de vino de 40 nacionalidades diferentes los que se han reunido durante 3 días para evaluar el conjunto de muestras presentadas.

La bodega Dehesa del Carrizal elabora sus vinos siguiendo una rigurosa normativa en materia de calidad bajo una Denominación de Origen Protegida, una distinción limitada actualmente a quince bodegas españolas, que garantiza que todo el proceso de producción se desarrolla en la misma finca, con viñedos propios y uva cuidadosamente seleccionada, en un proceso artesanal.


El marco regulatorio de elaboración es muy estricto e impone rendimientos bajos, rigurosos tiempos de crianza y exhaustivos controles de calidad que, unidos a la singularidad del enclave, los suelos y el clima, dan como resultado vinos excepcionales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada